Comunidades

Ministro de Obras Públicas supervisa trabajos en Santa Rita de El Seibo

  • Se trata de un área de construcción y colocación de muros de gaviones por una intervención de siete millones de pesos
El Seibo
1/2
En el centro, el ministro de Obras Públicas, Deligne Ascención.

El ministro de Obras Públicas, Deligne Ascención, recogió este miércoles el área de construcción y colocación de muros de gaviones en la localidad de Santa Rita, provincia El Seibo. La obra tiene un costo que ronda los siete millones de pesos.

Ascención dijo que se trataba de un problema que afectaba desde hace más de 20 años a los moradores de esa demarcación, donde, cuando llovía toda el área se inundaba, pero que hoy está dando una solución satisfactoria.

“Gracias a Dios se le está dando una respuesta definitiva. Se está haciendo un trabajo no solamente que va a garantizar la estabilidad de la carretera, sino que podrá canalizar las aguas que producían inundaciones”, expresó.

Aseguró que ese cruce es importante, ya que es de conexión entre las provincias de El Seibo y La Altagracia, pero que gracias a la disposición del presidente de la República, Luis Abinader, se le está dando solución.

El ministro dijo que siete millones de pesos es una suma relativamente modesta, pero que resolverá un problema puntual de sumo interés por los moradores de esa localidad.

Precisó que en las próximas semanas dará instrucciones de acondicionar la carretera completa de esa demarcación.

“Vi que tiene puntos que hay que asfaltar, pero en unas semanas estaremos reacondicionando la carretera en todo el tramo de El Seibo e Higüey”, puntualizó.

Los moradores de Santa Rita agradecieron al ministro por el trabajo que está realizando a favor de la comunidad.

Luz Esther Herrera quien dijo que se siente muy feliz de que, después de tanto tiempo, se le esté dando una solución al problema.

“Le han puesto el oído al gemir de esta comunidad, esto era algo que nos afectaba a todos, cuando llovía nadie podía pasar, sobre todo los niños que iban para la escuela”, exclamó la señora.

Contó que no tenían a nadie que le resolviera ese inconveniente, pero que “gracias a Dios” envió al ministro para resolverlo.

“Muchísimas gracias y que Dios me le bendiga y le dé mucha salud”, expresó.

Comentar/Ver Comentarios