Educación

Comunidad escolar de Vicentillo de El Seibo podría retornar a clases en una enramada

  • Autoridades piden la terminación del nuevo centro educativo, construcción que lleva paralizada desde el 2019
Enramada donde reciben docencia los estudiantes del liceo Silverio Porquín Acosta de San Francisco Vicentillo, en El Seibo. (Fotos: Andreína Chalas)

Los estudiantes del liceo profesor Silverio Porquín Acosta, del distrito municipal de San Francisco Vicentillo, de la provincia de El Seibo, llevan alrededor de ocho años recibiendo clases en una enramada techada de zinc, local donde operaba el Instituto Nacional de Estabilización de Precios (Inespre), debido a la tardanza en la construcción de un nuevo centro.

La edificación del liceo Porquín Acosta comenzó a ser construida en 2013, por un monto de alrededor de 40 millones de pesos; sin embargo, la obra lleva casi tres años y todavía está en obra gris.

La construcción del liceo la comenzó la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (Oisoe), que la adjudicó mediante concurso a la ingeniera Cinthia Mejía Rodríguez, y luego fue paralizado en un 50 %, en el 2019, por supuestos pagos pendientes.

Por tal razón, los residentes del distrito municipal de San Francisco Vicentillo de El Seibo, piden la terminación del liceo, ya que temen que, ante el retorno a las clases presenciales, que inicia en septiembre, se vuelva a impartir docencia en las mismas condiciones pasadas.

¿Qué dice la ingeniera?

Tras las interrogantes de por qué el liceo fue paralizado, la ingeniera Cinthia Mejía Rodríguez aseguró que la obra se encuentra detenida desde el 2019, por la falta de flujo de efectivo, pago pendiente y ajuste de precios unitarios que no están aprobados.

Agregó que cualquier otro detalle que se desee saber sobre la edificación escolar, remitió a los interesados a la Oisoe, al indicar que estima es la institución que aún estaría a cargo de la obra.

Comunidad escolar de Vicentillo de El Seibo podría retornar a clases en una enramada
La obra está paralizada desde el año 2019, supuestamente por la falta de flujo de efectivo. ( )

Autoridades

Ante esa situación, el director distrital, José Ortega, consideró que la terminación del liceo es de alta prioridad, por la cantidad de estudiantes que posee la demarcación.

Calificó como un crimen que los estudiantes de ese distrito no cuenten con un liceo decente y a la altura de las otras localidades, para recibir el pan de la enseñanza, por lo que enfatizó que es de vital importancia que se concluya su edificación.

“No descansaremos hasta lograr que se termine la construcción de este liceo y vamos a seguir gestionando sin descansar hasta ver hecho realidad su edificación”, manifestó.

De su lado, el profesor Apolinar Carela Ramos, dijo que el local del liceo Silverio Porquín Acosta se empezó a construir con la finalidad de tener aulas y espacios de aprendizajes en buen estado, ya que es determinante para lograr que los alumnos alcancen los resultados y competencias académicas que demanda el nivel.

Una buena infraestructura, dijo que facilita que los estudiantes y maestros puedan desenvolverse en un clima favorable. Además, de que tiene una estrecha relación con el aprendizaje, el cual debe ser significativo, por lo que es necesario que estudiantes y maestros estén en un lugar confortable.

“Eso no es determinante, porque se requieren de otros factores, pero éste tiene gran influencia”, dijo.

El maestro expuso que lo ha podido evidenciar en el proceso de 21 años que tiene laborando como educador en esa comunidad.

Precisó que es importante que las autoridades tomen en cuenta la terminación del liceo, ya que con la obra se evita que los jóvenes prometedores se vean en la obligación de abandonar los estudios, y que muchos caigan en la delincuencia.

“Es necesario que se note que hay intenciones concretas de dar conclusión a una obra que es de vital importancia para el desarrollo de nuestras comunidades”, puntualizó.

Comunidad escolar de Vicentillo de El Seibo podría retornar a clases en una enramada
Antes de la pandemia, los estudiantes del liceo recibían docencia en esta rancheta de zinc, que era parte de las estructuras del Inespre. ( )

La población estudiantil de dicho liceo viene de tres centros educativos, lo cual asegura que habrá estudiantes de manera continua.

Siendo San Francisco Vicentillo una comunidad en vía de desarrollo, con una “hermosa y prometedora juventud”, el profesor Carela Ramos entiende que no se les deben cerrar las puertas al progreso y a la posibilidad de elevar su calidad de vida.

Espera que el deseo que tienen las diferentes autoridades de que las comunidades se desarrollen, sirva para motivar a que se concluya el liceo.

Comentar/Ver Comentarios