Medioambiente

“Los fondos de inversión al clima (CIF) ayudarán a la conversión de Punta Catalina”

  • La República Dominicana asistió a la cumbre climática de la ONU (COP26) y se reunió con países, organismos internacionales, bancos e importantes fondos de inversiones sobre adaptación y mitigación del cambio climático

SANTO DOMINGO. La República Dominicana busca el dinero para abandonar el uso del carbón en su territorio. Lo hace mucho antes de que en la cumbre del clima de la ONU (COP26) se acordara una reducción progresiva de este mineral como fuente de energía.

La inversión ayudará a convertir la matriz de generación de la central termoeléctrica Punta Catalina de carbón a otro tipo de combustible más a favor del medio ambiente por ejemplo, según reveló Max Puig, vicepresidente del Consejo Nacional para el Cambio Climático.

El dinero llegará a través de los fondos de inversión en el clima (CIF), fiduciario administrado por el Grupo del Banco Mundial, luego de que el país presentara dos propuestas: una sobre el abandono del carbón y otra para favorecer la expansión de energías renovables.

“No sabemos cuánto va a significar, pero nosotros entendemos que podremos recibir, probablemente, entre 200 y 500 millones de dólares”, dijo Puig. El funcionario aclaró que la aprobación del crédito no significa recibir un desembolso del total. Se prevé un adelanto, que puede ser en calidad de donación, para que se realicen los estudios antes de la toma de decisiones.

Ya en agosto pasado, el presidente Luis Abinader ordenó al ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Orlando Jorge Mera, un estudio sobre la contaminación que produce Punta Catalina para analizar la posibilidad de convertirla a gas natural.

Los CIF son préstamos blandos, “muy blandos” según Puig, que son concedidos en condiciones “muy favorables”. En cuanto a las energías renovables, el funcionario destacó que, aunque en el país se invierte en ese sector, “no hay suficientes” líneas de conducción eléctrica para que la energía renovable llegue a los consumidores.

Más inversiones

En la cumbre climática celebrada en Glasgow, Reino Unido, Puig dijo que el país aprovechó el escenario para sentarse bilateralmente con grandes actores como países, organismos internacionales, bancos e iniciativas de financiamiento.

Además del CIF, Puig mencionó en el Diálogo Libre el proyecto de adaptación del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para la resiliencia ante el cambio climático a los Estados insulares, incluida la República Dominicana.

“Ya estamos trabajando con el BEI lo que discutimos allá”, afirmó Puig. También el país participó en una reunión con empresarios dominicanos, propiciada por el Bank of America y donde participó la Fundación Rockefeller.

La idea, explicó el funcionario, es crear un fondo de al menos 500 millones de dólares para la inversión climática en los países del Caribe, y que la responsabilidad fundamental resida en la República Dominicana.

Detalló que el país también puede buscar inversiones a través de la Coalición para la Infraestructura Resiliente ante Desastres (CDRI, en inglés) cuando forme parte de esta.

El país también recibirá apoyo para la adaptación al cambio climático de la Alianza Solar Internacional y de la Organización Internacional de la Francofonía.

“Discutimos con el CAF (Banco de Desarrollo de América Latina) para que los fondos puedan servir para inversiones climáticas. Estamos hablando de que el empresariado dominicano tenga acceso a un financiamiento en condiciones blandas”, dijo Puig.

Nuevos compromisos

El vicepresidente ejecutivo del Consejo Nacional para el Cambio Climático explicó que el país mejoró sus contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC, en inglés), en las cuales se asumieron nuevos compromisos.

Uno de estos es la reducción de un 27 % de las emisiones de gases de efecto (GEI) del año base 2010 para el 2030. La actualización del documento se hizo con el apoyo de la NCD Partnership.

Puig afirmó que la República Dominicana ha sido “muy bien valorada” por sus contribuciones determinadas a nivel nacional, por lo que ahora se trabaja en el plan de acción. Se trata de un programa para que el NDC Partnership apoye las áreas económicas del Gobierno dominicano.

“Para que se puedan medir mejor los elementos climáticos en la economía y podamos trabajar en términos efectivos hacia una recuperación verde. Es decir, hacia una economía que realmente sea sustentable, que esté basada en el respeto de la naturaleza”, manifestó.

Puig explicó que la República Dominicana asistió a la COP26 a plantear sus puntos de vista en los diferentes grupos de negociación y consideró que las 28 personas que conformaron la delegación del país no fueron suficientes debido a que no se pudo participar en todos.

“Fue una delegación integrada”, destacó Puig, pues afirmó que en cumbres climáticas pasadas cada institución que participaba llevaba una agenda diferente.

COP26 no cumplió con lo esperado

Max Puig no se expresó de manera pesimista tras la culminación de la COP26, aunque sí reconoció que la cumbre no cumplió con las expectativas: se esperaban más y mejores resultados, por lo que esto ha generado cierto “desazón” en el mundo. Puig indicó que se esperaban propuestas para el mundo y que la República Dominicana, en particular, también. El funcionario afirmó que no se trató de una cumbre más e inútil, sino que se produjeron avances y se manifestaron conflictos y contradicciones que, a juicio de Puig, “permitirán” a la humanidad avanzar. “No asumo una posición pesimista en cuanto a lo que ocurrió en la COP, ni derrotista. Creo que lo que está en juego para la humanidad es inmenso, es un desafío grande que tiene hoy”, expresó. Destacó la mención por primera vez del carbón como el responsable del calentamiento global y el cambio climático.

“No asumo una posición pesimista en cuanto a lo que ocurrió en la COP, ni derrotista. Creo que lo que está en juego para la humanidad es inmenso, es un desafío grande que se tiene hoy”.
Max Puig, vicepresidente Consejo Cambio Climático

Comentar/Ver Comentarios