Puentes

Obras Públicas intervendrá puente profesor Juan Bosch

  • Viceministro dice trabajos podrían comenzar esta semana
  • Se está a la espera del visto bueno de una adenda al contrato
Santo Domingo
1/3

Desde que fue inaugurado, hace 20 años, el puente atirantado Juan Bosch, ha sido sometido a mantenimiento muy pocas veces y aunque la parte estructural aparenta estar en perfectas condiciones, a muchos ciudadanos les preocupa el de- terioro que se observa en algunas partes.

Por ejemplo, algunas de las juntas de expansión están parcialmente descuidadas, las del pase de los peatones fueron sustraídas para venderlas como metal y las tapas de los filtrantes también. Otro deterioro visible es el de los cubre cables, algunos de los cuales están podridos.

Algunas personas han expresado su inquietud debido a que la parte que cubre los cables que sostienen el puente se ven podridos en la parte baja por efecto de acumulación de agua, pero los cables no están visibles y se teme que pudieran no estar en muy buenas condiciones.

Mélito Santana, viceministro de Mantenimiento Vial del Ministerio de Obras Públicas, asegura que los cables están en perfectas condiciones, que no se han despresando ni alargado, por lo que exhortó a la ciudadanía a no temer.

“Los cables están bien, hasta este momento, no tienen problemas porque no han tenido daños más que en la parte que los cubre por efecto de las lluvias que le que caen, pero esos cables están bien no han presentado anomalías visibles. Uno se da cuenta que todo está bien porque los cables se van despresando alargándose y el puente baja uno dos o tres milímetros y todos eso está bien no hay problemas”, dijo el funcionario.

Recordó que ese tipo de cable no se daña con las lluvias y puso de ejemplo el puente colgante Juan Pablo Duarte que tiene más de 60 años de construido y tiene los mismos cables en perfectas condiciones.

Desde que el puente fue puesto en funcionamiento, en diciembre de 2001, no se habían reemplazado las juntas, que es uno de los principales problemas, pero ya se trabaja en ese sentido y anunció que las juntas que lleva esa estructura ya fueron adquiridas y están en almacenes para ser colocadas.

Aclara que las que actualmente tiene no eran las adecuadas para ese tipo de puentes, por lo que decidieron comprar en España las que realmente lleva para que no sigan siendo deterioradas, principalmente por los camiones que transitan diariamente por la vía.

Reconoció que son muchos los vehículos a los que se les explotan los neumáticos al impactar con los huecos donde ha desaparecido parte de la junta y que aunque han hecho algunas reparaciones el paso de los vehículos pesados los deteriora de inmediato.

Los trabajos de sustitución de las juntas y demás mantenimientos están a cargo de la Constructora Pinsa S.A. y no se han iniciado los trabajos porque al contrato original se le agregó una adenda que debe ser refrendada por la Contraloría General de la República y que una vez se completen esos trámites se iniciarán los trabajos.

“Tenemos una programación de 45 días para terminarla y vamos a trabajar con carriles, se cerrarán dos carriles desde el Este a Oeste, se intervendrán dos primeros carriles, los que están a la derecha de allá hacia acá, entonces en el que cruza de Oste a Este se invertirá hasta que terminen los trabajos para no hacer tapones”

Posiblemente esta misma semana, si la Contraloría General aprueba la adenda del contrato, se comience a trabajar, primero en el reemplazo de las juntas y luego en las otras partes del plan de mantenimiento del puente.

La composición del puente

La construcción del puente de hormigón Juan Bosch se inició durante la gestión del ex presidente Leonel Fernández en 1998 y concluyó en la administración de Hipólito Mejía en el año 2001. Tiene una longitud de 647,10 metros. La altura es de 35 metros, mientras que sus torres son de 63 metros. Tiene 5 vanos, el vano central mide 180 metros de largo y los de compensación lateral 457.50 y 35.95 m. Tiene un ancho de 33.5 metros que se descompone en cuatro vías de circulación, dos vías para un futuro tren urbano y aceras para peatones. El tablero está soportado por un total de 48 tirantes dobles, que están separados a diez metros entre sí.​ Diez de sus pilas están fundadas con zapatas, mientras que otras cuatro debieron fundarse sobre micropilotes.

Comentar/Ver Comentarios