Publicidad

Altos de Chavón: un borgo mediterráneo enclavado en el Caribe

  • Extracto del escrito de Alba Mizoocky Mota López, coordinadora general de la Escuela de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU), contenido en el libro “El Legado Italiano en República Dominicana. Historia, Arquitectura, Economía y Sociedad”
Vista del acantilado de Altos de Chavón sobre el Rio Chavón (Thiago da Cunha)

La República Dominicana cuenta con una de las piezas urbana arquitectónica más sugestiva del Caribe. Ubicada en la provincia de La Romana, al sureste de la Ciudad Primada de América, en el complejo turístico de Casa de Campo, Altos de Chavón se inspira en el modelo de borgo medieval mediterráneo del siglo XVI y se eleva en un acantilado sobre el río Chavón. También llamada la Ciudad de los Artistas, se concibe en 1974 con el objetivo de fomentar y preservar la cultura y el arte nacional a partir de una idea del empresario austriaco Charles Bluhdorn, presidente de Gulf & Western, y bajo los lineamientos de diseño y la planificación original de los arquitectos dominicanos José Antonio «Tony» y Danilo Caro Ginebra.

El proyecto fue construido entre 1976 y 1980 por el arquitecto italiano Roberto Coppa, quien llega al país a participar en el diseño de interior de la casa de sus amigos, el célebre productor italiano Agostino «Dino» De Laurentiis y su esposa la actriz Silvana Mangano, conociendo a Bluhdorn e iniciando allí su colaboración con el plan de la Ciudad de los Artistas. Para conocer la dimensión profesional que caracterizaba al arquitecto Coppa es necesario describir su trayectoria en el mundo del cine y la escenografía, así como la influencia de la cultura italiana en la construcción y terminación de su más célebre obra, Altos de Chavón.

Trayectoria de Coppa

Roberto Coppa, nacido en Roma, desarrolló su vida profesional trabajando en el diseño, la producción y la ejecución de escenografías, principalmente para la industria cinematográfica italiana y estadounidense, colaborando por años con los directores Federico Fellini y Luchino Visconti.

Entre 1967 y 1989 trabajó como diseñador de sets cinematográficos en la Paramount Picture, propiedad del conglomerado de empresas estadounidense Gulf & Western. La vinculación entre el arquitecto Coppa, su capacidad escenográfica en el mundo de la cinematografía y el empresario Charles Bluhdorn marcarían de manera natural la materialización de Altos de Chavón como uno de los lugares más sugerentes de la República Dominicana.

El inicio de un lugar de ensueño

Los trabajos de Altos Chavón iniciaron en el año 1976, a partir de la construcción con materiales de las canteras cercanas de una carretera aledaña y un puente sobre el río Chavón. El arquitecto Coppa diseñó y supervisó personalmente con atención cada detalle junto a un equipo de artesanos dominicanos, que trabajaban la piedra, el metal forjado y la madera; ellos dieron vida a los caminos empedrados, las fuentes de piedra coralina y los edificios de terracota, creando un efecto mágico, donde el arquitecto supo transformar la producción local con el valor agregado de la experiencia y la formación italiana.

Durante seis años se esculpió a mano cada detalle decorativo, escalera, callejuela y edificación que componen el complejo de Altos de Chavón, destacándose entre ellas la iglesia de San Estanislao, el Museo Arqueológico Regional, dedicado al arte prehispánico y el anfiteatro griego. Es evidente la destreza del arquitecto Coppa en inventar y reinventar cada pieza hasta lograr la atmósfera mediterránea que predomina en el lugar.

El complejo se desarrolla en una meseta alta a unos 100 metros aproximadamente del río Chavón, con sinuosas calles empedradas y una plaza central donde se ubica la pequeña iglesia católica de San Estanislao. Esta hermosa construcción de tonos bicolores, dados por la piedra y el ladrillo, posee un portal de entrada de inspiración neoclásica, un pequeño rosetón y un doble campanario, desarrollado en una estructura mural que se prolonga en vertical, por el cual se accede desde una escalera exterior de piedra.

En la Iglesia San Estanislao reposan las cenizas del santo patrón de Polonia, lugar de origen del Papa Juan Pablo II, quien confiriera su donación al episcopado dominicano en ocasión de la inauguración de la iglesia en el año 1979.

A pocos metros se encuentra el Museo Arqueológico Regional Altos de Chavón. Inaugurado en el año 1981, posee una sala expositiva precolombina que documenta el valioso legado de la cultura indígena de la isla de Santo Domingo. La institución alberga más de 3,000 objetos de distintas zonas de la región del Caribe y Centroamérica, recopilados a lo largo de 40 años por el coleccionista Samuel Pión.

Un legado compartido

La Ciudad de los Artistas se ha convertido hoy en día en un punto de referencia multidisciplinario para el ámbito del diseño en todas sus ramas, como el diseño gráfico, la ilustración, el diseño de moda y las artes plásticas, gracias a la Escuela de Diseño de Altos de Chavón, afiliada a la Parsons School of Design de New York.

El legado de Altos de Chavón, por parte del arquitecto Roberto Coppa, no puede ser asumido como una transferencia unilateral de la puesta en ejecución de los valores inherentes de la cultura italiana, entendida desde la arquitectura, el estilo de vida mediterráneo y los elementos de diseño presentes en la Ciudad de los Artistas, sino más bien como un proyecto y un proceso de legados compartidos que siguen enriqueciendo a ambos países y todo aquel que visita este fascinante borgo mediterráneo enclavado en el Caribe.

_____________

Puede seguir leyendo el artículo completo consultando la página Ciaosantodomingo.com.

Comentar/Ver Comentarios