Planeta

Países dan primeros pasos para frenar residuos plásticos

AP -
Ginebra

Una conferencia intergubernamental ha dado los primeros pasos hacia la elaboración de un acuerdo para frenar la contaminación con plásticos y la basura en los mares de todo el mundo, los cuales pueden acabar con la vida marina, afectar la seguridad alimentaria, el turismo costero y contribuir al cambio climático.

El proyecto de resolución presentado por Perú y Ruanda, y respaldado por la Unión Europea y otros países, al final de la conferencia de dos días de duración realizada en Ginebra, es un avance procesal, pero pretende dar impulso a la redacción de un acuerdo mundial vinculante, de ser posible para el próximo año.

Se espera que el borrador —cuyo objetivo principal es crear un comité para negociar el contenido de un posible acuerdo— se estudie en una reunión de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en febrero.

Sus partidarios esperan unificar los esfuerzos fragmentados para frenar estos residuos en todo el mundo. Esperan tener en cuenta todo el ciclo de vida de los plásticos, desde la producción hasta el consumo, pasando por la gestión, el tratamiento y la prevención de los residuos.

Los organizadores de la conferencia afirman que hasta 12 millones de toneladas de residuos plásticos acaban en los océanos cada año, y se espera que esta tendencia se triplique para 2040. Hasta ahora, casi 5.000 millones de toneladas de plástico producidas desde principios de la década de 1950 han acabado en los vertederos o en el entorno natural, dijeron.

“El objetivo final, o la meta, es tener cero residuos”, dijo Oliver Boachie, asesor especial del gobierno de Ghana, que organizó la conferencia junto con Ecuador, Alemania y Vietnam. Participaron más de 1.000 representantes de más de 140 países, así como grupos de defensa de los derechos humanos.

Boachie dijo a los periodistas que no había ninguna resistencia entre los países, pero que algunos países no especificados aún estaban evaluando las perspectivas de un acuerdo y elaborando políticas nacionales al respecto.

No hay “posiciones fijas”, dijo, y expresó confianza en que los países acabarán por “entrar en razón”.

Un acuerdo podría basarse en la legislación de más de 120 países que restringen o prohíben los plásticos de un solo uso, incluidos los Estados miembros de la Unión Europea y casi tres docenas de países africanos.

Pero algunos países se muestran reticentes: Por ejemplo, Japón ha expresado su oposición a un acuerdo vinculante y prefiere una solución voluntaria, y Estados Unidos se ha resistido a los llamados a prohibir los plásticos de un solo uso.

“Nadie se ilusionaba de que esto fuera a ser pan comido”, dijo Boachie.

Comentar/Ver Comentarios