¿Qué es el 5G?

Francia ve “poco probable” que el 5G presente riesgos para la salud

  • Estudio oficial busca calmar a la población
EFE -
Francia
El gobierno francés había ordenado el estudio en 2019 para garantizar la transparencia. (Shutterstock)

La agencia francesa de seguridad sanitaria (Anses) estimó “poco probable” que el despliegue del 5G en la frecuencia de 3.5 GHz presente nuevos riesgos para la salud, aunque para la banda de frecuencia de 26 GHz -que prevé ponerse en marcha en un segundo momento- los datos no son todavía “suficientes” para extraer conclusiones.

Anses investigó si la exposición a diferentes frecuencias de radiación electromagnética provoca la aparición de anomalías biológicas y concluyó que en la frecuencia de 3.5 GHz no existe un “aumento significativo de la exposición en la población”.

La llamada “banda de 3.5 GHz”, que en realidad va de 3.4 a 3.8 gigahercios, se utiliza para la cobertura en grandes áreas geográficas y está atribuida a los cuatro operadores de telefonía móvil (Orange, SFR, Bouygues Telecom y Free) desde finales de 2020.

En un comunicado remitido recientemente, el Gobierno francés, que había solicitado esta investigación en 2019 para garantizar la transparencia y el diálogo sobre el despliegue de la 5G, confirmó a la luz de este informe la asignación de frecuencias 5G en la banda de 3.5 GHz.

En lo que se refiere a la banda de 26 GHz, que aún se encuentra en planificación, Anses explicó que los datos “no son suficientes para concluir si existen o no efectos en la salud” relacionados con la exposición a dicha frecuencia.

Sobre esta última banda, Anses señaló que, según los datos disponibles en este momento, se presagian “niveles de exposición bajos” de las ondas en el cuerpo.

La banda de frecuencia 26 GHz completará la red en los próximos años, especialmente para la comunicación entre objetos conectados, informa el organismo público.

Hasta el momento, los operadores han desplegado 5G en la banda de 700 MHz - 2.1 GHz, que incluye frecuencias utilizadas desde hace varios años por las actuales generaciones de comunicaciones móviles 2G, 3G y 4G.

La principal diferencia de estas con la nueva 5G es la cantidad de datos “mucho mayor” que deberían poder intercambiarse sin congestión de las redes, según Anses.

Esta nueva tecnología pretende favorecer el desarrollo de servicios innovadores y de nuevos usos en varias ámbitos, como la realidad virtual, los transportes, las conexiones urbanas, la industria, la telemedicina y la educación en red, entre otros.

El Gobierno francés quiere que la subasta de las redes de 5G, que quedó aplazada por la crisis del coronavirus, se lleve a cabo en septiembre para que la atribución a los operadores de telecomunicaciones esté concluida al mes siguiente y su lanzamiento se pueda producir antes de fin de año.

Este es el calendario planteado por la secretaria de Estado de Economía, Agnès Panier-Runacher, que en una entrevista al diario Le Figaro, afirma que la Autoridad de Regulación de las Comunicaciones Electrónicas y Postales (ARCEP), que es el organismo competente, está de acuerdo con esa planificación.

Panier-Runacher justifica la necesidad de darse prisa porque “nos estamos retrasando unos meses con respecto a los países que nos rodean. Estados Unidos, China, Nueva Zelanda, hacen de la 5G uno de los elementos de su relanzamiento” tras la crisis.

“Mientras ellos aceleran, nosotros debemos evitar frenar”, añade antes de insistir en que coincide con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen en que “la 5G está al mismo nivel que la inteligencia artificial para conseguir que Europa se transforme”.

Cuatro operadores se han calificado en Francia para la atribución de las frecuencias: Bouygues Telecom, SFR, Orange y Free.

Los dos primeros querrían que el procedimiento se aplazara hasta diciembre o, incluso, hasta 2021, con el argumento de que la prioridad tiene que ser el despliegue de la 4G y de la fibra y de que primero hay que abordar las suspicacias que genera esta nueva tecnología entre la población.

Bouygues Telecom y SFR tienen un problema suplementario, y es que eligieron la empresa china Huawei para el equipamiento de al menos la mitad de su red de 5G, y todavía no han recibido el visto bueno reglamentario.

El sistema de subastas en Francia prevé que los operadores tendrán que pagar como mínimo 2.170 millones de euros por las licencias.

Comentar/Ver Comentarios