Epidemias y pandemias en el futuro

La experiencia acumulada en el transcurso de la pandemia COVID-19 que estamos padeciendo debería enseñarnos qué hacer y cómo prepararnos para situaciones similares en el futuro. Desde hace muchos años los expertos de la OMS nos están advirtiendo de las futuras epidemias y pandemias sin que la sociedad mundial y sus gobiernos hagamos caso. Ojalá que el SARS-Cov-2 con su lista de enfermedades, secuelas y muertes, permita a la colectividad mundial y a los gobiernos crear una conciencia.

El 5 de mayo 2021, la OMS anunció la creación de un centro de inteligencia para las pandemias con sede en Berlín, desde el que se buscará adelantarse a las pandemias con las últimas tecnologías tales como el análisis de macrodatos (Big Data) o la inteligencia artificial.

“El centro, presentado en rueda de prensa por el director general de la OMS y la canciller alemana, tendrá como objetivo recopilar grandes cantidades de información de diversas fuentes con el fin de predecir crisis sanitarias como la actual causada por la COVID-19” (EFE/Ginebra/mayo 5, 2021). “Los virus se mueven con rapidez, pero los datos pueden hacerlo aún más rápidamente, y con una correcta información podemos estar un paso más adelante y con ello salvar vidas” (Tedros A. Ghebreyesus).

Pero antes o al mismo tiempo, los pueblos en todo el planeta estamos obligados a resolver asuntos que son fundamentales si queremos alcanzar esos objetivos: disminuir las desigualdades, las injusticias sociales y económicas, y lograr la superación educacional de todas las personas en los cinco continentes. De lo contrario, la creación de centros inteligentes sería hacer poco o nada.

“No podemos seguir permitiendo que la mortalidad de los niños menores de 5 años de las familias más pobres duplique la de los niños de familias ricas. Que la esperanza de vida de la población de los países de ingresos más bajos sea 16 años inferior a la de la población de los países de ingresos altos”.

Está claro que debemos auxiliarnos de la tecnología para enfrentar exitosamente las epidemias y pandemias que nos llegarán en el futuro. Pero si se mantiene esta situación marcada por tantas desigualdades, muy poco será lo que podamos lograr; porque los virus y bacterias seguirán enfermando y matando a millones de niños y adultos en un escenario en el que poco importará que seamos ricos o pobres.

Comentar/Ver Comentarios