Adiós a las cookies: la siguiente revolución digital

El negocio de anuncios web es de los más lucrativos para las empresas tecnológicas
Santo Domingo
1/2
Las cookies permiten guardar información del usuario. (shutterstock)

Una constante en la historia del planeta ha sido la evolución en cada una de las épocas y los segmentos del mercado; de igual forma el sector de las ciencias y las tecnologías han experimentado un acelerado avance durante las últimas tres décadas, y que esto ha impacto en la vida social, comercial y política de las ciudades. Pero que tal si les dijera que la próxima gran revolución digital está sucediendo justo delante de nosotros.

Para entender lo que está sucediendo es necesario conocer la historia; la creación de computadores dio a la humanidad la capacidad de recolectar, almacenar y analizar enormes cantidades de datos; y que, con el paso del tiempo y la creación de nuevas tecnologías como sistemas en la nube y gigantescos centros de data, abrieron las puertas al almacenamiento de un número infinito de información y acceso en tiempo real a cada una de estas bases de datos.

A la presentación del primer iPhone en 2007 se le atribuye el cambio definitivo en el segmento de los teléfonos inteligentes como los conocíamos hasta la fecha. Sin embargo, solo reconocer ese impacto en el mundo es quedarse corto; las ramificaciones de la aparición de este equipo y su influencia en los demás móviles va más allá que en el diseño o interfaz de usuario de su software. Con estos nuevos equipos las empresas tuvieron las llaves a la creación de perfiles digitales de cada usuario, con sus comportamientos, gustos y datos de salud de manera individual.

También el auge de las plataformas sociales fue un importante acontecimiento en el proceso de almacenamiento y análisis de data individual de los usuarios.

Estas increíbles capacidades de ofrecer resultados personalizados sobre cada usuario de la web, permitió la revolución en el negocio de las empresas de mercadeo, comunicación y publicidad; las decisiones emocionales se convirtieron en cosa del pasado, y cada mensaje y comercial estaba basado en los resultados de análisis cruzados de datos.

Esto representó una gran ventaja para las marcas, pues colocaban mensajes especializados para cada usuario. Empresas que manejan el negocio de los anuncios en la web como Google y Facebook fueron de los grandes ganadores de este modelo.

    US$146.92

    mil millones fueron los beneficios de Google en su división de anuncios web en 2020.

Para poner en perspectiva el crecimiento de este negocio; en 2007, la división de anuncios de Google reportó ganancias de 16.41 mil millones de dólares. Mientras que la misma división en 2020, reportó beneficios superiores a los 146.92 mil millones de dólares. Mientras que la compañía de plataformas sociales, Facebook, reportó en 2020 ganancias de 84,169 mil millones de dólares, según datos de Statista.

Durante casi dos décadas, hubo un estatus quo dentro del negocio los anuncios en la web; en donde sin discriminación las empresas almacenaban, analizaban y vendían la posibilidad de anuncios focalizados. Pero la creciente preocupación por la seguridad de los datos de los usuarios y polémicos casos como lo fue el de Cambridge Analytica, dieron un giro al tema. Desde entonces los países han dado pasos para regular dicho sector y buscar proteger la data de los usuarios.

La próxima revolución

Ante esta situación, grandes compañías han tomado posiciones en el asunto; Apple Inc. ha tomado como su mantra la defensa y protección de los datos de los usuarios. Por ejemplo, la empresa incluyó en 2017 la posibilidad de evitar el rastreo de los softwares de anuncios en la web. Además, en las más recientes versiones de su sistema operativo móvil iOS incluyó darle la opción al usuario de elegir qué aplicaciones podían rastrear información de lo que hacen en la web.

Por otro lado, empresas que se han beneficiado del “estatus quo” del negocio de los anuncios focalizados en la web como lo es Google, han sorprendido al mencionar que se encuentran desarrollando nuevas formas de crear un sistema de anuncios web más seguro para los datos de los usuarios. De hecho, la empresa planea dejar de utilizar las “cookies” en su buscador web Chrome en los próximos dos años.

Esta es una medida que ha preocupado a algunos y otros la han catalogado como “hipócrita”, pues nadie ha tenido tantos beneficios como Google con dicho modelo de negocio. Las propuestas planteadas por la empresa apuestan a un modelo en el que no se utilicen las cookies, lo que se traduce en no tener acceso al historial de búsquedas en la web de los usuarios.

Sin embargo, una de las propuestas busca agrupar a los usuarios según sus intereses, y de acuerdo con los grupos a los que pertenezcas (deportes, entretenimiento, tecnología, entre otros) la web decidirá que anuncios mostrarte. Puede que esta propuesta parezca un cambio mínimo, pero la realidad es que elimina drásticamente la data de los perfiles en la web creados a través de la recolección y análisis de datos.

Los cambios propuestos crearán una web “menos” intrusiva, la cual nos muestre contenido no focalizado, pero si contextualizado. Por ejemplo, esas búsquedas de gafas de sol Ray-Ban en Amazon llevaba a que el sistema web te mostrara ese modelo en los siguientes anuncios web; pero con la nueva actualización, no se te mostraría ese modelo que buscaste, sino que estarías dentro del grupo de interés de gafas de sol.

Dichos cambios en la web también podrían modificar el costo de colocación de anuncios, lo que a su vez se traduciría en un aumento del precio final de los productos.

La próxima revolución digital está sucediendo en tiempo real, con el cambio de las nuevas políticas y forma de uso del universo de anuncios web focalizados; aunque las repercusiones no las hemos sentido del todo, sí modificarán las experiencias de usuarios y cómo operan los mercados digitales.

Tiempo de renovación en Microsoft

Bajo el manto de Satya Nadella, Microsoft ha dedicado esfuerzos y recursos a la creación de interesantes productos en el universo de computadores portables, dos en uno, siendo el sector móvil su más reciente apuesta. Pero con actualizaciones muy leves entre modelo y modelo, su sombrilla de productos parecía haberse quedado rezagada. Sin embargo, la pasada semana, la empresa mostró lo nuevo con las Surface Pro 8 y Go 3; además, de la segunda versión de su móvil con doble pantalla Duo 2 y la interesante nueva Surface Laptop Studio.

Un diseño fresco y conocido. La versión Surface Pro 7 nos hacía sentir que Microsoft estaba extendiendo demasiado las características del equipo; pero con la presentación de la Surface Pro 8 la compañía da un salto tanto en lo estético como en las capacidades internas del equipo. La línea de diseño adoptada por la empresa recuerda al modelo X, con bordes más finos y un acabado minimalista. La pantalla de 13 pulgadas viene con un tiempo de actualización de 120Hz. Dentro de las nuevas especificaciones, la más interesante es la inclusión de dos puertos USB-C con Thunderbolt 4 que mejora de manera significativa la transferencia de archivos y la conexión a monitores 4K. El procesador elegido es un Intel Core de 11va generación con capacidad de hasta 32GB RAM; mientras que la GPU es una Intel Iris X. La compañía no dio datos precisos de la batería, pero aseguró que el equipo puede lograr unas 16 horas de autonomía. Por otro lado, el teclado recibió una actualización, incluyendo un compartimiento para guardar el nuevo Surface Pen 2, el cual trae un microchip que emite vibraciones que hacen emular la sensación de escribir sobre papel. Precio: desde US$1,099.

Una mejora necesaria. El primer móvil Duo atrajo los ojos de toda la comunidad tecnológica, no solo por representar el regreso de Microsoft al sector móvil, sino también por el enfoque de contar con doble pantalla. Sin embargo, el poco refinamiento en el sistema operativo para las dos pantallas y elementos básicos en un móvil como la falta de un sistema de cámaras de calidad y buena autonomía, lo hicieron ver más como un modelo beta y no como un producto final. Pero con el nuevo Duo 2 la empresa de Redmond escuchó y solucionó varios de los inconvenientes. En cuanto al diseño, los pocos cambios con los que nos encontramos es un refinamiento en la terminación. Una de las mejoras más interesantes son sus dos pantallas independientes, pero que se encuentran unidas por una bisagra logran un tamaño de 8.3 pulgadas con tiempo de actualización de unos 90Hz; mientras que cuando se encuentra cerrado, la pantalla logra las 5.8 pulgadas de tamaño. Un elemento interesante es que, en la parte interior, donde se encuentra la bisagra, la pantalla tiene una terminación en cascada, que permite al usuario tener una diminuta pantalla externa cuando el equipo se encuentra cerrado, desde la cual sirve para notificar sobre alguna llamada entrante o mensajes. El procesador es un Snapdragon 888, con 8GB de RAM y hasta 512GB de almacenamiento. Mientras que la batería tiene una capacidad de unos 4,500mAh. El nuevo módulo de cámaras trae un lente principal de 12 megapíxeles, un gran angular de 16MP y un telefoto de 12MP. Con estos refinamientos la empresa busca hacer de la experiencia de usuario algo más sublime. Precio: US$ 1,499.

Comentar/Ver Comentarios