Desafía y vitupera al presidente

Respeto a la autoridad es un valor en baja

No fue pensado, ni calculado, ni medida la consecuencia. La insolencia irrumpió y desde entonces el insulto es el más fundamental de los derechos.

Observar radio, televisión, redes. Sin insolencia ni insulto ningún programa logra éxito, y la descalificación se convirtió de pronto en el más popular deporte.

Empezó a manera de chiste, y contra figuras del gobierno del PLD. Como tenía todos los poderes, y hacía y deshacía, desbordó el ánimo, y a los impotentes no les quedó de otra que la burla, el relajo, el meme.

Aunque como en todo en la vida, la prudencia es lo primero que se pierde. Las manifestaciones de los últimos tiempos, casi suicidas.

La democracia permite libertades, pero las libertades, para que sea un ejercicio legítimo, se controlan. Contrario a lo que ocurre ahora, en que el respeto a la autoridad es un valor en baja.

En las redes, a cada momento, comparece un sujeto que nadie sabe quién es, que desafía y vitupera al presidente, sin que le pase nada.

Aun cuando los organismos de inteligencia lo ubican e identifican. Todo se toma a gracia, y en esa gracia, más que evidente, el peligro.

Suerte avisada.

Comentar/Ver Comentarios