El abastecimiento oficial será imposible

Comprar y vender es más difícil que nunca

Cada día es mayor el número de proveedores del Estado. Muchos cuando la corporación peledeísta, más ahora con el Cambio.

Aunque el número no es lo interesante, sino las implicaciones: comprar y vender en este tiempo es más difícil que nunca.

El gobierno anterior tenía normas suficientes en el papel, la actual gestión las aplica, o las hace más drásticas o rigurosas, o les agrega mayores consecuencias.

Si Contrataciones sigue como va, y va a seguir, el abastecimiento oficial será imposible. No solo licitar, sino subir a la página, y -por arte de la publicación– escándalo adelantado.

Todavía más.

En lo que la nueva Cámara de Cuentas coge el piso, Contraloría va despachándose con auditorías que ponen a cualquiera en las cuatro esquinas.

Ocupar una posición en el tren administrativo es lo más riesgoso en esta época, en que la corrupción se mantiene desafiante, casi irreductible.

Pero igual desde fuera.

Los beneficiarios, que antes hacían negocios jugosos, tienen que saber lo que les viene: incriminación. Ni siquiera sospecha, sino manos en la masa.

Lo bíblico: nadie se arrepiente y todos quieren agarrar una teta de una vaca siempre sobrada de carne.

Comentar/Ver Comentarios