Mas sobre el uso de los fondos de pensiones

¿Qué es lo que quieren el diputado Botello y sus acompañantes? ¿Generarle al gobierno de Luis Abinader y a este pueblo un problema de magnitud descomunal, adicional al que ya tenemos con el COVID-19, la deuda y la crisis actual?

No sé, francamente, qué es lo que quiere el diputado Pedro Botello. No sé si será que este señor diputado no se acuerda de la crisis de Baninter. Podría admitir que algún adolescente de los que hay en el país no conserven ya ese recuerdo, pero no que un diputado ante el Congreso Nacional no lo recuerde; o por lo menos, que no conozca esa historia económica tan reciente.

Pues yo, que la conozco muy bien, se la voy a recordar. Desde finales del 2002 el Banco Central comenzó a emitir dinero para ayudar a ese banco privado a enfrentar supuestos problemas de liquidez originados en retiros inesperados de depósitos. Pero ya a principios del 2003 se pone de manifiesto que los retiros eran masivos y que los problemas de Baninter no eran de liquidez, sino de solvencia; que el banco estaba literalmente quebrado debido a un tremendo fraude que se había venido acumulando por más de una década, ante los ojos de autoridades de todos los tipos, que solían recibir boronas.

El Gobierno de aquel tiempo, no sé por decisión de cuál autoridad o en virtud de qué ley, se tomó la atribución de pagar con emisión monetaria el dinero que otros se habían robado. Pero en un primer momento se pensaba que el agujero era relativamente pequeño y que el monto de esas emisiones era cosa manejable.

Cuando se vino a descubrir la magnitud del faltante ya el daño estaba hecho y era muy difícil parar la hemorragia. Se recuerda que a febrero del 2003 la emisión monetaria del país era de 35,600 millones de pesos, monto que se había acumulado en más de medio siglo de existencia que tenía el Banco Central, y que pagar ese fraude equivalía a más que duplicarla, pues un año después había subido a RD$77,200 millones.

Cuando esos depositantes se vieron con todo ese dinero en las manos comenzaron a hacer con él todo lo que se les ocurriera, desde comprar bienes y servicios, que muy pocos había, hasta lo más fácil, que era comprar dólares (que tampoco había muchos).

Para no alargar el cuento, se agotaron las reservas del Banco Central, se produjo una devaluación abrupta de la moneda, una alta inflación, caída del salario real, desempleo, impagos de deudas, quiebras de negocios y desabastecimiento de bienes y servicios, comenzando por el más elemental de todos: la electricidad. El sistema de seguridad social comenzó a morir antes de nacer.

No sé, francamente, cuál es el propósito último del diputado Pedro Botello. He oído que quiere que se devuelva por ley el 30 por ciento de los fondos de pensiones. Pero él sabe que las AFP no tienen ese dinero a mano. Ellas fueron creadas para administrar los fondos, no para guardarlos en sus bolsillos.

Hay otras cosas que quizás no sepa el diputado Botello, como que con el llamado “rescate bancario” (que en realidad, no fue tal, sino pago a depositantes) se convirtió en pública una deuda privada, y que la “centrífuga de Baninter” la heredó el Banco Central, pues este aprendió que la mejor forma de recoger el exceso de liquidez era creando su propia deuda, ahora llamada “cuasifiscal”, y que creciendo por esa vía debemos ya US$14,155 millones, según su balance general.

También deberían saber el diputado Botello y todos sus compañeros, que las AFP aprendieron que la forma más fácil y rentable de administrar los fondos era comprar bonos del Banco Central y del Tesoro Nacional y que entre esos dos instrumentos está el 80% de los fondos, que devolver el 30% de ellos equivale a mandar a la calle de golpe alrededor de RD$200 mil millones. Pero para devolverlos las AFP no tendrían más remedio que pedir su reembolso a quienes los tienen.

Y entre quienes los tienen, el único que está en condiciones de devolverlos rápido es el Banco Central, porque tiene una “maquinita imprimidora de billetes”, pero que prenderla para eso equivaldría a duplicar la emisión monetaria actual. Igualito que en el 2003.

Entonces, ¿qué es lo que quieren el diputado Botello y sus acompañantes? ¿Generarle al gobierno de Luis Abinader y a este pueblo un problema de magnitud descomunal, adicional al que ya tenemos con el COVID-19, la deuda y la crisis actual?

Comentar/Ver Comentarios