Despidos

La aerolínea Qantas dará de baja temporal a 2,500 empleados por la COVID-19

  • El país oceánico vive una rebrote por la irrupción de la variante delta, hace unas siete semanas, que ha obligado a confinar a Sídney
EFE -
Sidney
La aerolínea prevé que Sídney esté cerrada durante al menos dos meses más. (Fuente externa)

La aerolínea australiana Qantas anunció que dará de baja a unos 2,500 empleados durante dos meses debido a los brotes de COVID-19, que afecta principalmente a la ciudad de Sídney, con la suspensión de vuelos domésticos y los desplazamientos a Nueva Zelanda mediante una burbuja de viajes.

El país oceánico vive una rebrote por la irrupción de la variante delta, hace unas siete semanas, que ha obligado a confinar a Sídney, desde el 26 de junio hasta al menos el 27 de agosto, e imponer por varios días medidas similares, que ya fueron levantadas, en los estados Australia del Sur y Victoria.

Asimismo, la ciudad de Brisbane y diez jurisdicciones aledañas en el estado Queensland están confinadas desde el 31 de julio hasta el 8 de agosto por otro brote vinculado a la variante delta.

La expansión del virus por Australia llevó a Nueva Zelanda a cerrar temporalmente desde el mes pasado la burbuja de viajes libre de cuarentena abierta desde mediados de abril entre los dos países oceánicos.

El grupo aéreo detalló que pagará los sueldos hasta mediados de agosto a los afectados, entre ellos pilotos de las rutas domésticas, personal de la tripulación y de tierra que operan principalmente en el estado de Nueva Gales del Sur, cuya capital es Sídney, de Qantas y su brazo de vuelos de bajo coste, Jetstar.

La aerolínea prevé que Sídney, la ciudad más poblada de Australia, esté cerrada durante al menos dos meses más debido a los persistentes casos de transmisión comunitaria.

Las autoridades de Nueva Gales del Sur registraron este martes 199 nuevas infecciones, entre contagios comunitarios y enfermos en aislamiento, por lo que el total desde el rebrote alcanza las 3,800 infecciones locales y 15 fallecidos.

“Qantas y Jetstar han pasado de operar casi el 100 por ciento de sus vuelos domésticos usuales en mayo a menos del 40 por ciento en julio debido a los confinamientos en esos tres estados (Nueva Gales del Sur, Victoria y Australia del Sur)”, recalcó en un comunicado el director ejecutivo de Qantas, Alan Joyce.

El ejecutivo insistió en la necesidad de que la población de Australia sea vacunada para que se vuelva a la normalidad y se reabran también las fronteras internacionales cerradas en marzo de 2020.

Qantas, que registró unas pérdidas de 862 millones de dólares estadounidenses (708 millones de euros) entre junio y diciembre de 2020, anunció el pasado noviembre el despido de 2,000 empleados de tierra. EFE

Comentar/Ver Comentarios